GRAFOLOGIA EMOCIONAL




GRAFOLOGIA EMOCIONAL

Emoción, sentimiento y estado de ánimo son conceptos que a menudo confundimos.¿Es lo mismo emoción que estado de ánimo?, No exactamente, y la diferencia  entre estos conceptos nos lo marca el tiempo. Así la emoción tiene una duración determinada y más corta en el tiempo que el estado de ánimo.

La emoción es una reacción subjetiva a estímulos ambientales que van  acompañados de cambios  a nivel fisiológico influidos básicamente  por el aprendizaje y la experiencia y nos sirven para desenvolvernos ante situaciones que a su vez modifican nuestro estado interno y nuestro modo de percibir la realidad, todo ello se manifiesta en motivaciones, objetivos, deseos, necesidades, afectos etc. Podríamos decir que el sentimiento es el vehículo que utiliza la emoción para expresarse.
En este caminar por la vida van surgiendo  estados  como el miedo, la alegría, la soledad, la tristeza, la ira, la inseguridad, el confort… Se trata de  emociones sencillas que se van haciendo más complejas.

Todas estas emociones se traducen en los gestos gráficos que son una forma de comunicar lo que está ocurriendo en nuestro mundo interno.

Una actitud no es más que una tendencia de nuestra manera de ser y de desenvolvernos  y está en la base de nuestra conducta. Así algunos elementos harán que tengamos un tipo de reacciones más favorables como la simpatía y otros elementos nos abocarán a otras reacciones desfavorables como el desagrado. En las actitudes se encuentran tres elementos que podemos definir como: lo que pienso (cognición) lo que siento (emoción) y lo que hago (acción).
Escribir, sería una acción que refleja una actitud en el papel. 

Un estado de ánimo seria lo que marca las conductas desde las que realizamos nuestras acciones. Es decir, lo que hacemos está condicionado por nuestro estado de ánimo y modela nuestro mundo.
Tanto las emociones como las actitudes y los estado de ánimo están presentes en el aquí y ahora y se expresan en la escritura en las líneas.
Es el renglón, esta línea horizontal,  donde nos apoyamos y de la que va surgiendo la escritura, esta línea que marca la pauta de como afrontamos los obstáculos en nuestra vida y como llegamos a las metas que nos proponemos. Este optimismo o pesimismo, en un momento dado, que nos hace subir o bajar. Esas líneas que empiezan muy a la izquierda del papel van avanzando hacia la derecha en busca de estos objetivos que culminan esas ideas iniciales, esos proyectos con los que empezamos a idear lo que queremos hacer, hasta dónde llegar, qué obtener.
Al ir avanzando vamos dejando la huella de nuestra manera de caminar por el mundo,  con firmeza o con tibieza, con energía o con desaliento, con imaginación o con afectividad, priorizando las ideas, la espiritualidad o lo más material. Todo lo vamos dejando grabado en el papel  y, cuando nuestra fuerza disminuye, cuando dudamos, van bajando las líneas y vamos cediendo terreno a los otros en nuestras decisiones. Y cuando esto sucede, y vemos que al escribir vamos descendiendo en las líneas, hemos de preguntarnos: ¿qué emoción me está dominando? ¿De dónde sale este pesimismo? ¿A qué tengo miedo? ¿Qué me está afectando?

La Grafología emocional estudia esa onda gráfica que en un momento determinado se ha alterado y considera además el contenido del texto gráfico, efectuando el análisis de los rasgos alterados, relacionando la palabra con su significado y  aplicando, con rigor, igual que la grafología tradicional, las leyes de interpretación grafológica.

La grafología emocional se basa en el Lapsus emocional, que se produce cuando escribimos una palabra o una frase que nos llamó la atención y que va en contra de nuestra manera de pensar y de sentir o que nos produce una sensación agradable. Así estos rasgos emocionales nos muestran el aspecto afectivo, el estado de ánimo, el sentimiento agradable o  desagradable que en determinados momentos nos provoca un shock emocional.
Cualquier shock emotivo procedente del exterior o de nuestro interior, revela un conflicto entre la intención consciente y el deseo inconsciente. Estos shocks emotivos los reflejamos sobre el papel en anomalías gráficas.

LOS LAPSUS CALAMI, se producen por la superposición de dos ideas, la que habíamos elaborado y que actúa casi inconscientemente y la que viene a ocupar el centro de consciencia.
El lapsus calami, en algunos casos, lo vemos exteriorizado mediante letras reflejas que, con respecto a sus palabras vecinas, han sufrido una alteración morfológica por una repentina y fugaz emoción de la persona que escribe.
El Lapsus Calami, es el equivalente escrito al Lapsus Lingue de Sigmund Freud.

Veamos un ejemplo de escritura:

LA LETRA DE FRIDA KAHLO.
 


S
i nos fijamos en la escritura de Frida Kahlo, en este manuscrito, observamos a través de los retoques, correcciones, desigualdades de algunas letras y palabras en relación con el resto del texto, los estados emocionales de dos tipos: 

1.- LAPSUS CALAMI EMOCIONAL  que es una perturbación profunda e inconsciente en la continuidad de los trazos que se manifiestan por  irregularidades como son las omisiones (de letras o signos de puntuación), los cambios de la inclinación de las letras, los saltos de palabras, cambios en la presión, temblores, correcciones, errores gramaticales, añadidos, puntos etc. Toda la escritura de Frida tiene estas irregularidades, aun cuando algunas grafías como los temblores, la organización caótica y el trazado de la letra “T” se han de entender dentro de las circunstancias de una de las muchas operaciones  de columna a la que estuvo sometida. 

2.- LAPSUS CALAMI ENFÁTICO consiste en una transformació eventual de la escritura habitual, que equivaldría  a dar una mayor o menor sonoridad al conjunto de ciertas palabras o frases. Así si la palabra se escribe  más grande equivaldría a mayor importancia de su significado, si se escribe en un tamaño más pequeño, equivaldría a menos importancia.
Si miramos la palabra VOLUNTAD podemos observar un LAPSUS CALAMI ENFÁTICO en el aumento de la palabra, que equivaldría a darle mayor o menor sonoridad.

El soporte escogido para esta escritura tiene mucho color, connotando una página festiva que a primera vista  sugiere un texto alentador. En general es muy parecido al escogido en su obra artística y que contrasta con su realidad.

En el Lapsus que destaca en la última línea, queriendo escribir la palabra JAMAS aparece la letra “c” en lugar de la letra “j” y convierte este jamás en CAMAS. Aquí lo que ocurre es que hay una contradicción entre la realidad y el deseo. Frida se encuentra en cama después de una de sus operaciones y su inconsciente la lleva a esa cama en la que ella no desea encontrarse. Nos encontramos ante un ejemplo de LAPSUS CALAMI EMOCIONAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario