NO TE RINDAS...CONFÍA, LO BUENO DE LA VIDA LLEGARÁ.


NO TE RINDAS…CONFÍA, LO BUENO DE LA VIDA LLEGARÁ.



La vida es caer y levantarnos, es sacudirnos y seguir. Todos pasamos por tropiezos y si tuviésemos la posibilidad de conversar con quienes más admiramos, los que desde nuestra perspectiva tienen mayor éxito, escucharíamos largas historias de batallas perdidas, de enfrentar realidades indeseables, de esforzarse un poco más cada vez… Y luego de muchas caídas lo mejor ocurre… Aún sin garantizar una próxima pérdida, se vive la satisfacción de estar donde queremos.

No resulta sencillo disfrutar cada instante que experimentamos junto a alguien o atravesar una situación determinada, si no nos sentimos cómodos o nos genera sufrimiento. Parte del aprendizaje de la vida es la duda, este sentimiento nos despierta la necesidad de confiar.

Ocurre que por más que deseemos que algo termine, esta situación en nuestra vida, solo cambiará cuando nos haya transmitido su enseñanza; es importante no adelantarse a juzgar ninguna situación o persona, evitar los prejuicios nos ayuda a esclarecer el camino, nos hace imparciales y un tanto más objetivos ante un hecho que afrontamos, esto nos permitirá probablemente tener una mente más clara y fresca, abierta y dispuesta a recibir lo enseñado. Vamos a usar nuestros recursos: humildad, paciencia y aceptación.

Ser humilde, recibir lo que se presenta, desde su esencia y no desde su apariencia. La humildad es una gran virtud que solemos olvidar y en muchas ocasiones son memorables las situaciones que nos recuerdan esta verdad de vida.
Ser paciente y esperar con bondad a que todo pase, la paciencia nos da la serenidad para saber exactamente cómo actuar en el instante y el momento preciso. Cuando vivimos perturbados, con la mente en constante ruido, nos perdemos grandes momentos de nuestra existencia, pasamos por alto detalles que pueden cambiar nuestra vida.

Aceptar lo que nos sucede sin llenar de dudas que nublan el alma y perturban la cordura, no nos quedemos atadas a la desconfianza, si algo o alguien nos genera serias dudas, observamos cuidadosamente nuestro sentir, vamos a la experiencia desde el interior y muy probablemente hallaremos la respuesta.

Lo importante es no perder el rumbo y sobre todo disfrutar de cada instante, agradecer y apreciar lo bueno que hay en nuestra vida.

Cada caída no nos hace más débiles si no que nos hace desarrollar nuestro coraje, nuestro empuje, nuestra resiliencia, si no pasáramos por esos momentos, no apreciaríamos de la misma manera  las situaciones opuestas. “Aquello que no nos mata, nos hace más fuertes.” Nietzsche.

Todo forma parte de nuestro crecimiento. La vida tiene muchos sabores, degustémoslos a medida que se van presentando y seamos conscientes que después de algún trago amargo, puede venir uno dulce o quizá picante que nos sacuda la vida a nuestro favor.  

Buen momento para esta poesía atribuida a Mario Benedetti

No te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario